El rock es un acto humano contestatario: Disidente

Por: César Octavio Huerta (@zorrotapatio)

16 de marzo 2017.- En tiempos en que los artistas se han convertido en objetos de consumo desechable y su satisfacción está centrada en el número de veces que han sido escuchados en una red social o en un antro, Disidente tiene bien claro que la única manera de seguir siendo contestatarios en el rock es ejecutando su música en vivo.

Reinventados, con más de 15 años de trayectoria, cuatro discos de estudio y un nuevo proyecto musical, los integrantes de Disidente saltarán la noche del viernes 17 de marzo al escenario, dispuestos a hacer vibrar a sus seguidores con un show renovado en el que presentarán " Universo 1" (2016), un EP que da cuenta de situaciones de la vida cotidiana que hasta hace unos años formaban parte de los cuentos de ficción pero ahora son una realidad.

En entrevista con Reverso, Alejandro Mendoza (voz y guitarra), Gustavo Muñoz (batería), Pedro Mendoza (guitarra) y Hugo Muñoz (bajo) comparten algunas de las características de su última producción y también parte de sus piensos y sentires sobre la escena en que se desarrolla el rock en la actualidad.

Disidente en una de sus presentaciones. Foto: Especial

¿Cómo ha marcado este disco la evolución de Disidente como banda?

Pedro Mendoza: Es un disco que suena a como queríamos sonar, como lo concebimos en nuestras platicas de banda. Y también porque trabajamos con un productor, ya habíamos trabajado con Aldo Muñoz y esta vez fue con Maurizio Terracina, integrante de Zurdok y el hecho de que estuviera metido en la producción le dio otro contraste, se metió en la composición a la hora de sacar el sonido. Era el rock que queríamos hacer, muy orgánico, sin pretensiones, sin abusar de las herramientas de estudio.

¿Por qué seguir haciendo el disco en físico?

Alejandro Mendoza: Nosotros siempre somos partidarios no de la vieja escuela pero sí tener el objeto de arte en tus manos. Antes eran los viniles, los cuales nos fascinan también pero son más costosos. Si bien no maquilamos muchos discos, eso lo hace más atractivo, hacer pocas cosas y al que le interese lo adquiera.

Somos muy clavados en las portadas para que quien compre el disco se lleve algo más que la música. Lo hacemos de esta forma porque nos gusta, no lo hacemos por imponer una moda. Creemos que lo orgánico, el tocarlo, quitarle el celofán, ponerlo en tu estéreo, se disfruta más.

¿Qué esperamos de la presentación de este disco?

Alejandro Mendoza: La ventaja es un Disidente renovado. El año pasado tureamos muchísimo y eso nos dejó bien engranados como banda, tanto en la dinámica del show como en la ejecución de los instrumentos y las canciones. Venimos con mucha adrenalina, perfeccionamos mucho el show y como el Universo I es un EP nos permite tocarlo en su totalidad, más las canciones del repertorio y otras que no hemos tocado.

Eso lo hace divertido e interesante para nosotros. Siempre se nos hace bien chido reinventar el show y que no se vuelva una fórmula en la que ya tienes las mismas canciones de siempre y lo haces. Nosotros somos al revés, nos gusta variar y dar el gusto de que la gente que se identifica con una canción la escuche, pues esas son las que debes tocar de ley.

Alejandro Mendoza, vocalista de Disidente. Foto: Especial

Disidente comenzó a pegar hace un tiempo y había otro ambiente. Ahora ¿Cómo ven ese ambiente de rock en la ciudad?, ¿Cómo los han recibido las nuevas generaciones?

Alejandro Mendoza: A nosotros nos tocó esa generación que se interesaba mucho por comprar el disco pues era algo normal y también la cultura de asistir a tocadas. Toque quien toque, iba la gente. Muchas de esas bandas ya no existen. Era otro rollo, en aquel entonces la radio tenía un boom muy fuerte.

Ahora las ofertas de las estaciones de radio están chidas, son más abiertos. Pero las nuevas generaciones de repente llegaron muy dispersas, pueden escuchar desde Julión Álvarez hasta Metallica. Eso en nuestra generación era imposible. Si lo quieres pensar positivo dices "qué chido" pero te habla también de una distracción de parte de las nuevas generaciones. No sé si sea bueno o malo, reír o llorar.

Pedro Mendoza: Como banda siempre es como una montaña rusa, dónde cayó nuestra música, si les gustó el disco, si lo están sonando. Dependemos de factores que no podemos controlar. Estamos conscientes que de repente en tal ciudad o como sucedió en Guadalajara, fue un boom pero en Monterrey no saben de ti. De repente resulta que en Venezuela o Nicaragua eres un hit. No sabes dónde ni porqué razón tu música pueda pegar, pero eso no nos afecta más bien estamos trabajando todo el tiempo y tratamos de hacer música y ver qué pasa.

Gustavo Muñoz: Tuvimos una convivencia con nuestros seguidores y un cuate nos dijo que él nos había visto en el 2004 en un concierto en el ITESO. Ya no nos había vuelto a ver en vivo y cuando escuchó el disco, dijo, los quiero volver a ver. Está chido que él se dispersó, le perdió la pista a la banda pero este material lo hizo volver a tener ganas de escucharnos en vivo. Tenemos seguidores de hueso colorado y lo agradecemos mucho.

¿Cómo han sido el proceso de evolución en la letra? ¿Cómo cargar con esos hits que se quedan en la mente de sus seguidores, los cambios personales y de construcción de la música?

Alejandro Mendoza: No es una fórmula, es el momento que esté viviendo la banda. Aunque yo escriba las letras es un trip muy común de la vibra que traemos. Por ejemplo el de "si tuviera disquera" es más adolescente y al decirlo no lo estoy menospreciando. Es más visceral, es más directo, quizás hay cosas que ahora no creo.

Este nuevo disco está enfocado a la manera en cómo la realidad ha superado a la ficción. Ahora todo son redes sociales, hay gente que se deprime porque no tiene tantos amigos virtuales, porque alguien no le dio like, porque me "dejó visto en whatsapp y no me quiere". A manera de introspección, no tanto de manera negativa.

¿Cómo definirían hacer rock?

Alejandro Mendoza: Gran parte de la esencia del rock son las guitarras, el bajo, la batería, amplificadores, distorsión y tener algo qué decir. De repente el decir rock and roll no quiere decir caos, anarquía o una mala influencia, nosotros lo vemos como algo positivo para sacar lo que traemos.

¿Se ha suavizado el rock? ¿Sigue siendo contestatario hacer rock?

Alejandro Mendoza: El rock (se ha suavizado) porque los medios dicen que ciertas bandas son las únicas y esas bandas son las únicas que se escuchan en la radio y en los mismos festivales. Muchas veces esas bandas hacen cosas chidas pero también hay otras bandas que tienen un contenido importante y muchas cosas qué decir pero los intereses de las disqueras que le meten mucho dinero a un artista no va a dejar que otros salgan.

Gustavo Muñoz: Aunque también hay una escena underground en la que no les importa si van a sonar en la radio, salen y salen bandas, están toque y toque. A mí me sorprende que a la fecha exista eso. No les importa si los van a firmar, ellos están agarrando la guitarra y es música fuerte y cada vez más agresiva y está chido, no es negativo.

Hugo Muñoz: El rock es muy contestatario desde que defiende a capa y espada la ejecución en vivo. De repente hay muchos artistas para los que grabar una rola y que suene mucho en los medios es su objetivo, pero el objetivo de una banda de rock es tocar en vivo. Ahí es donde puedes separar a las bandas de rock de verdad de las que sólo quieren aparecer mediáticamente.

Para un artista de pop con que una rola suya suene en un antro, para ellos es como estar tocando en vivo. Una banda de rock nunca va a tratar de posicionar una rola en un antro para sentir que están tocando. Ahora que cada vez hay mas DJs  y música prefabricada, el rock defiende la ejecución en vivo y que lo chido es ir a ver y escuchar a las personas ejecutándolo, cantándolo de verdad, en vez de cosas grabadas.

El rock es un acto humano, siempre va a ser contestatario aunque ya no sea tan peligroso.

EtiquetasDisidente