Kumamoto, Trump y el TLC

Por: Carlos Servín Ugarte (@ServinUgarte)

En Jalisco ya comenzó la guerra sucia contra el diputado independiente Pedro Kumamoto después de que anunció su postulación al Senado. Circularon por redes supuestos documentos sobre su pasado; priista y panista. Al Kuma no lo van a dejar operar como en 2015, pues ahora ya lo tienen en el radar y a diferencia de 2015 no lo van a subestimar.

Entre las estrategias que tienen los priistas es saturar los distritos donde los Wikis (colaboradores de Kuma) se van a lanzar. En el 10 por ejemplo tiene meses haciendo propaganda Sócrates Ralis, un abogado ex representante del PRI en 2006. Ahora que Kuma anunció la candidatura al Senado (y Pablo Lemus respiró por primera vez en meses) no dudemos que tanto Movimiento Ciudadano como el PRI enfoquen sus baterías en el futuro candidato.

Sumado a esto veremos cuáles son las implicaciones del Frente Ciudadano por México y que repercusiones locales tendrá para la designación de candidatos en Jalisco. Quien sabe y tal vez Enrique Alfaro encabece la boleta con las marcas PAN, MC y PRD. Dicen que el frente nació muerto, también dicen que ya pactó con el "Licenciado". Lo cierto es que de esta forma Alfaro iría en caballo de hacienda a la Gubernatura.

Pero si Kuma logra las 115,000 firmas para el Senado y logra ganar la Senaduría, tendríamos candidato en automático a gobernador en 2022. No nos extrañe que para esos años se forme un nuevo frente el TUCOKU (todos unidos contra Kumamoto) al tiempo.

En la arena internacional Donald Trump se ha quejado repetidamente que el equipo mexicano que negocia el TLC le está haciendo las cosas muy difíciles. Trump se fue a la ofensiva por medio del Departamento de Estado con el anuncio de la restricción de viaje a playas mexicanas como Cancún y Puerto Vallarta.

Sin embargo el acuerdo del TLC parece que camina, al menos eso se siente después del gesto de Luis Videgaray quien acaba de inaugurar un episodio insólito en la política exterior mexicana expulsando al canciller de Corea del Norte de nuestro país.

Como dijo un amigo analista político “Videgaray nos acaba de regalar una nueva etapa de progreso, la construcción de refugios nucleares y equipos de protección vs radiación por misiles de Corea del Norte.” La realidad es que este gesto de Videgaray forma parte del nuevo mcartismo-trumpista que hace eco en nuestro país y que más bien es una concesión del canciller Videgaray para suavizar las negociaciones del TLC.

Si el tratado es finalmente cancelado como lo ha dicho unay otra vez Trump, un ángulo no tocado sobre el TLC y su posible cancelación es como afectaría al narcotráfico, pues es bien sabido que este negocio se benefició a lo largo de los años con el acuerdo.

¿Será en realidad este el motivo por el que Trump parece inclinarse a cancelar el tratado, un tema de seguridad nacional? ¿Alguien en el Gobierno Federal ya pensó las repercusiones en materia de seguridad si el TLC es cancelado? Ahí se los dejamos.

Carlos Servín Ugarte