El espíritu nocturno de José Manuel Aguilera

Por: Roberto Estrada (@robertoestrada0)

Detalles más, detalles menos, el líder de La Barranca, José Manuel Aguilera, cuenta en entrevista con Reverso que en una plática con el periodista Enrique Blanc, y porque este último tenía a la mano un disco de boleros, surgió la idea de conformar el espectáculo Noche profunda. Bolero rock, que se presentará en el Foro FIL el próximo jueves 1° de diciembre.

Ya que el invitado de honor para esta trigésima edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara es América Latina, Noche profunda representa a México en el área musical en la FIL.

El evento contará la presencia de cantantes como Jaime López, Cecilia Toussaint, Saúl Hernández, Gerardo Enciso, Juan Cirerol, Denise Gutiérrez, Valentina González y Luis Humberto Navejas, de Enjambre.

Además de interpretar en la voz y la guitarra, Aguilera se hará acompañar de otros dos guitarristas, Adolfo Romero y Álvaro Rosales; el reconocido baterista Alfonso André; el pianista Yann Zaragoza; el bajista Ernick Romero; los percusionistas Chuyín Barrera y Juan Luis González, así como una sección de metales conformada por Cristian “Cristrombón” Zermeño y Chemín Santillanes.

El líder de La Barranca, José Manuel Aguilera. Foto: Especial

El líder de La Barranca, José Manuel Aguilera. Foto: Especial

¿Qué representa para el bolero o el rock el que se conjuguen los dos géneros en este espectáculo?

La pregunta que nos hacemos y que intentará responder este concierto es en qué medida se tocan. Lo que es cierto es que ambos han tenido arraigo en México a nivel popular y mucho impacto en sus diferentes épocas. Entonces, lo que queremos responder es en qué manera se tocan estos mundos, específicamente en México. Por eso convocamos a estos cantantes, porque pensamos que en ellos existía la posibilidad de hacer este trabajo, de encontrar esta conexión entre el bolero y el rock.

Algunos ya han hecho cosas al respecto, como Cecilia Toussaint que se ha aproximado mucho la obra de Consuelo Velázquez, así que es una cantante que ya tiene una relación implícita o más bien explícita con el bolero. Y en otros, la relación es más sutil, no tan obvia, pero sí pensamos que quienes participan, de alguna manera tienen esa conexión.

Se menciona en la publicidad del show que es un viaje por la noche y el arrabal, ¿qué tan vigente sigue esa vivencia de lo nocturno con esta música en México?

Todo se ha transformado. Pero sí hay un espíritu que prevalece. El arrabal ya no existe como tal en el ámbito mexicano, pero sí hay un espíritu nocturno, que también en el rock está presente, en cierto tipo de rock. Yo creo que todo es cuestión de matices: no todo el bolero es arrabalero ni todo el rock tiene esa posibilidad, pero sí quisimos aquí conjuntarlos y que se tocaran en esta noche en especial, que se confrontaran ahí.

¿Esto es un nuevo reto en tu carrera?

Sí, claro. La razón por la que creo que fui llamado para esto es porque en mi trabajo con La Barranca u otros proyectos he tenido algún tipo de acercamiento hacia el bolero, siempre desde la óptica del rock. Este es un espectáculo afín a los dos géneros. No es un trabajo de rigor en el arte, sino simplemente una aproximación desde el rock hacia el bolero, en la que yo ya tengo, no sé si llamarle experiencia, pero sí por lo menos ejemplos donde me he aproximado, y he tomado cosas para lo que hago. Es un antecedente, pero todo el proyecto hasta donde lo hemos llevado es un reto, y una oportunidad de hacer cosas nuevas y de crecer en ese sentido.

¿Te consideras un compositor que plantea en sus letras el bolero?

Soy un músico de rock, pero creo que la parte lírica de lo que hago tiene más que ver con la música tradicional mexicana que con el rock. Por supuesto que a nivel musical me he nutrido del rock a nivel global, si se puede llamar así, pero líricamente tengo más que ver con la tradición de la música popular mexicana que con la tradición lírica del rock, porque lo que hago es español.

¿Noche profunda ayuda a revalorar el bolero o a replantear el rock en México?

No es ése el objetivo, sería ahora muy temprano para decirlo. No partimos con esa premisa, sino con la de hacer un concierto con ciertas directrices muy claras, y lo que yo sí espero es que de aquí se derivaran conclusiones, puntos de vista y aprendizajes o revaloraciones a nivel personal. En lo que a mí respecta puedo decir que este proyecto ha sido una oportunidad de acercarme al bolero, y a ciertas canciones, porque puede ser muy general hablar del bolero, pero a la hora de trabajar son canciones específicas. Para mí ha sido un gusto trabajar con estas piezas que escogimos, que se incorporaron en el repertorio. Son canciones bellísimas y de una manufactura intachable. Trabajar con esos materiales es gozoso, abre las puertas de muchas cosas, la visión por lo menos.

¿Al tocar esta vez con músicos que participaron en el primer disco de La Barranca como Chuyín Barrera, y hacerlo en Guadalajara, es un poco volver al origen?

No lo había pensado así. La pregunta me sorprende un poco, pero sí, siempre para mí volver a Guadalajara es un punto de partida, y más en esta ocasión, con algunos de los músicos que se han reunido para esa noche, y quienes hemos tenido vivencias juntos en el pasado. Sí hay una química, pero eso no es el motivo para hacer esto, ni es lo que se busca pero ahí está. En el caso de Chuyín, lo invitamos porque lo conozco por el trabajo que hicimos hace 20 años, pero hay con quienes no he trabajado nunca, pero que se llegó a ellos por la sugerencia de otros músicos.

¿Se piensa hacer una grabación con este proyecto?

No lo hemos discutido formalmente, pero a mí sí me gustaría. Detrás de Noche profunda hay muchas horas de trabajo, y hemos llegado a un punto de bastante claridad, así que existen las condiciones y el material ya definido como para hacerlo.

¿Has imaginado qué reacción podría tener el público sobre el show?

He aprendido a no pensar en eso. No tener expectativas ni suponer qué hará el público, pero espero que haya sorpresa por ambos lados. Entre los músicos y la gente habrá un montón de energías, talentos, puntos de vista y trayectorias que hacen difícil predecir qué puede pasar, pero es lo padre de la música: que tiene la capacidad de sorprendernos y ojalá eso suceda.

nocheprofundaii-sm

Roberto Estrada