Los catorce sonidos

Por: Roberto Estrada (@robertoestrada0)

¿Qué relación puede haber entre la música y la química? Ese es el cuestionamiento desde el cual se partió para crear la Suite de los elementos, una obra para piano compuesta por el músico Héctor Rasgado-Flores a iniciativa del reconocido químico Eusebio Juaristi, quien entrevistado por Reverso al respecto, ha dicho que “lo que motivó este proyecto fue que la gente pueda asociar la química con, y la ciencia en general, con la música, con el arte, con la belleza”.

La idea se concibió en 2011, que fue el Año Internacional de la Química, luego se le propuso a Rasgado-Flores en 2013, pero sería hasta 2015 cuando fue estrenada la pieza.

Ahora en 2017, El Colegio Nacional ha publicado un libro que contiene las partituras de la obra, un cd, apuntes del compositor y un texto de Juaristi sobre los elementos químicos que dieron origen a la suite.

Este libro será presentado en el marco de la Feria Internacional de Libro de Guadalajara, en el Paraninfo Enrique Díaz de León, a la par de que Rasgado-Flores interpretará esa misma noche su creación, el miércoles 29 de noviembre a las 20:30 horas.

Eusebio Juaristi y Héctor Rasgado Flores. Foto: Especial

Eusebio Juaristi dice que el cariño y la pasión por la química fue lo que motivó el proyectar la obra, que fue compuesta en más de un año, y que consta de catorce movimientos que corresponden a catorce elementos de la Tabla periódica.

El porqué de que la suite está conformada sólo por los nombres de catorce elementos químicos, aún cuando con los años se han ido descubriendo e incorporando otros, y actualmente la Tabla periódica contiene ciento dieciocho, se debe a que son “los más representativos”, señala Juaristi.

Sobre si cada elemento de la suite adquirió algún color o timbre musical, Juaristi dice que la inspiración del maestro Rasgado-Flores permitió asociar ciertas propiedades de los elementos con el carácter de personas cercanas a él.

Tal vez se podría aventurar a que la música tiene reacciones como sucede con los elementos químicos, y Juaristi dice que la música se podría relacionar con ciertas propiedades químicas, y son las que inspiraron al compositor.

El químico Eusebio Juaristi. Foto: Especial

Los catorce elementos químicos que componen los correspondientes movimientos de la suite son hidrógeno, helio, titanio, carbono, mercurio, plomo, magnesio, francio, cobre, cobalto, oro, calcio, vanadio y oxígeno.

La interpretación en vivo de la obra resulta en una suerte de performance, ya que va acompañada por un video creado para ella por Zahid Vázquez.

En una anterior presentación de su suite, Rasgado-Flores, quien también es profesor en el Departamento de Fisiología y Biofísica de la Universidad de Medicina y Ciencia Rosalind Franklin, en Illinois, Estados Unidos, ha dicho que en cierto sentido su composición puede contribuir a que la química sea más atractiva para los estudiantes.

Por su parte, Juaristi coincide en que esta obra puede mejorar la imagen que la gente tiene de la química, dice que es una pieza placentera, que se vincula no sólo con la ciencia en general, sino con lo artístico y espiritual.

Roberto Estrada